La piel muy seca, sensible e irritable, la picazón y la incomodidad son síntomas que afectan en gran medida la calidad de vida de los bebés, niños y adultos con piel propensa a la atopia, lo que conduce en particular a trastornos del sueño e irritabilidad. Estos trastornos de la piel también afectan a las personas que los rodean, ya que provocan fatiga, estrés y ansiedad.
En estas delicadas pieles, es esencial apuntar a la película hidrolipídica y a la flora de la piel para reparar la función de barrera de la piel y obtener un alivio duradero.

Es un cuidado hipoalergénico recomendado para proteger, nutrir, suavizar y reparar las pieles sensibles con tendencia atópica de toda la familia.

Calma rápidamente, alivia las molestias, reduce de forma duradera el incentivo al rascado y ayuda a reequilibrar el micriobioma, en pieles secas con tendencia atópica de toda la familia.

Limpia con suavidad las pieles más fragilizadas o alteradas de los bebés, niños y adultos.