El envejecimiento cutáneo es un proceso multifactorial dependiente de factores intrínsecos y extrínsecos.

Envejecimiento extrínseco
Fotoenvejecimiento

De forma extrínseca, el daño que provocan las agresiones medioambientales y la exposición solar aceleran el deterioro celular desembocando en un envejecimiento prematuro o fotoenvejecimiento.

Envejecimiento intrínseco
Cronoenvejecimiento

De forma intrínseca y relacionada con el paso del tiempo, las células de nuestra piel ralentizan su actividad, disminuyendo su capacidad de renovarse, y tanto éstas como las estructuras que las sostienen sufren un deterioro que da origen al cronoenvejecimiento.

Este proceso multifactorial provoca alteraciones visibles en la piel tales como:

  • Pérdida de firmeza y elasticidad
  • Arrugas y líneas de expresión
  • Pérdida de luminosidad y aparición de manchas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *